viernes, 23 de mayo de 2014

Despedida y cierre.

2012. Mayo. Córdoba. Sábado de feria. Mi feria. Su feria (aunque no pudo disfrutar de ella mucho los últimos años).
El sábado de feria del 2012 fue un día duro. No porque llevara 14 horas bailando, bebiendo y riendo. Fue duro porque ese día me di cuenta de que mi padre se iba a morir. No tenía datos, ni la confirmación del médico, ni la de nadie, pero yo ya lo sabía. Estábamos inmersos en un proceso de plena recuperación para el tercer trasplante, pero ese trasplante nunca llegó a producirse; lo supe perfectamente ese día. Nunca antes había estado tan convencido de algo. Por desgracia.
 
En realidad, no había ningún dato físico que me hiciera llegar a esa conclusión, pero fue más una convicción propia que otra cosa. Ojalá me hubiera equivocado. Ese día decidí que China, Australia o la isla perdida del Pacífico podían esperar. Debía y quería quedarme en Córdoba el tiempo que fuera necesario. Y así fue. No me arrepiento; al contrario, es la mejor decisión que he tomado en mi vida.
No llevábamos unos meses fáciles, esquivando a la fatalidad casi en el último segundo durante varias veces. Al final conseguíamos levantarnos, reírnos y mirar hacia adelante. Pero ese día supe que tarde o temprano, la suerte se acabaría.
 
Como he dicho, fue un sábado de feria, por la noche: una palabra, un ¿qué tal? y una confesión entre lágrimas. Quizás ha sido la única vez que he llorado en público en los últimos años. La ocasión lo merecía, y la gente que me acompañaba también. Aunque ellos no entendieran el motivo. “No pasa nada, no te preocupes”, me dijeron. Ese el problema, que no va a pasar nada, pensé yo. Quizás haya sido el día más duro de todas mis ferias (superando a aquel día en que me intenté comer un bocadillo de lomo, se me cayó el lomo y me comí el pan. Sin darme cuenta).
Desde ese día de mayo y hasta el 7 de enero, disfruté como nunca de cada segundo, hora o día que pasaba en familia. Sabía que unos de estos segundos, horas o días sería el último. Y así fue.
 
Siempre pienso que tuvo gracia que esto me pasara un día de feria. La feria que tanto me gusta, la feria que tanto te gustaba y a las que nos obligabas a ir a comer todos juntos un día. Puedes estar tranquilo, seguiremos yendo todos los años a comer todos juntos a la feria. De eso me encargo yo. Y de la misma manera, cada sábado de feria, me seguiré acordando del día en que cambié mi vida para poder disfrutar de las adversidades.
¿Hay una manera mejor de echar el cierre a un blog?
 
Probablemente no. Familia + Feria es una combinación inigualable.
Por eso, nos vemos en la feria. J

lunes, 11 de febrero de 2013

1 mes, 2 años | 2 años, 1 mes

Tal día como hoy hace 2 años que volví de Australia. Tal día como ayer, 1 mes desde que mi padre se marchó para siempre.

Cuando pisé suelo cordobés aquella tarde de febrero, pensé que mi estancia en Córdoba no se prorrogaría más allá de mayo o junio. Obviamente, me equivoqué. Sin embargo, me alegro.

Estos 2 años en Córdoba no han sido los mejores de mi vida; han sucedido infinidad de cosas y sólo un par de ellas positivas. Sin embargo, me alegro.

Este tiempo he aprendido a sufrir lo que no está escrito, a recibir golpes cada vez más duros, a encontrar zancadillas cuando te intentas levantar, a recibir empujones en el límite del precipicio, a recibir pisotones cuando estás en el suelo. Pero también he aprendido a superar estos momentos: en familia, juntos, unidos si cabe más que nunca, riendo, llorando, luchando, remando a contracorriente por intentar llegar a una orilla que significaría esa posibilidad entre miles… Esa orilla que soñábamos alcanzar cada mañana de hospital, cada tarde en la UTA, cada noche en Hematología, cada madrugada en Urgencias… Esa orilla que mi padre estaba seguro de alcanzar y a la que nunca pudo llegar.

Y por desgracia, nunca pudo llegar. Se merecía llegar, él más que nadie, pero se quedó a sólo unos metros… Unos metros que ahora se nos hacen kilómetros. Estoy seguro que ahora tú serás el que nos lleves hasta la orilla. Yo ya he llegado, sólo te quedan dos.
Y a pesar de todo, me alegro. Me alegro cada día que me levanto y pienso que he podido disfrutar con él sus últimos años de vida. Porque, a pesar de recibir 4 quimioterapias distintas 2 veces por semana, mi padre te alegraba la mañana, el día, la vida. Consciente de que vivíamos por y para él, tenía el don de sacarte una sonrisa sin apenas hablar. Al fin y al cabo, él me enseñó a ser capaz de llorar riendo.

Y me alegro de haberme equivocado aquella tarde de febrero. Porque sin esa equivocación, no hubiera aprendido todo lo que podido aprender, no hubiera vivido todo lo que he podido vivir, no hubiera disfrutado todo lo que he podido disfrutar. Y me alegro, sobre todo, porque no me hubiera llegado la oportunidad que me está por llegar. Una pena que no te lo pueda contar en la cama como solíamos hacer con las grandes decisiones, aunque estoy seguro de que algo sabes. En el fondo sigues aquí, pues uno sigue vivo mientras haya alguien que se acuerde él.
Una nueva etapa empieza en todos los sentidos. La vida continúa, distinta, pero continúa. Contigo, aunque sin ti. Contento, aunque también triste. Mirando al futuro, sin olvidar el pasado.

Los días son del color que los quieras ver.

 

viernes, 10 de febrero de 2012

Spain: Año I o cómo sobrevivir a un país al que nunca quisiste volver

Hoy se cumple justo un año desde que volví de Australia. Me encuentro triste, feliz, triste otra vez, feliz de nuevo. Me acuerdo de las cosas buenas, de las malas, de las regulares, y otra vez de las buenas.  Y es que así llevo un año.

Y es que volver a un país al que nunca quisiste volver no es fácil. En primer lugar, porque vuelves de Australia, el mejor sitio en el que uno puede vivir. Segundo, porque piensas que en tu país no habrá cambiado nada. Y por último, porque el percal que se dejaba entrever hace justo un año era desolador (quien lo quisiera ahora).

No obstante, uno sólo piensa en las cosas buenas: vas a volver a estar con la familia, vas a volver a pegarte una buena fiesta sin gastarte menos de 100 pavos, tus tapitas, tus cañas al sol, tus risas…y cuando has hecho todo eso… ¡pam! Te das cuenta de que quieres España pa un rato… Te pones a buscar trabajo, iluso de ti, con esperanza de encontrar algo digno; primero, traductor e intérpete; luego, algo con idiomas; más tarde, algo…y así vas bajando el listón hasta que terminas por mirar de nuevo la sección de Becas en el extranjero!!!

Y ahí llega lo bueno: dudas psico-sexuales y erótico-lúdico-festivas te abordan la mente. ¿Otra vez me voy a marchar? Mejor me quedo y busco algo aquí. Al día siguiente, cambio radical de opinión: Si yo nunca quise volver, ¿qué carajo voy a hacer aquí? Al día siguiente: dudas existenciales sobre todo lo que te rodea. Al día siguiente: caos mental o lo que viene siendo un claro y tajante “Pienso, luego me rayo y no sé pa’ dónde carajo tirar”.

Cual Rappel o Aramis Fuster, el Sr. Rapado ya sabía que no iba a ser una época brillante. Un año da para mucho o para poco según se mire… Y en mi caso, creo que ha dado más bien para poco… o mejor dicho, para poco bueno…
A épocas de felicidad absoluta tras volver a ver a amigos que veías desde hace años, le siguen épocas en las que estás más agobiao que el fontanero del Titanic… Pues eso, que eres más inestable que la señal de Onda Mezquita…

Al principio, uno llega con la ilusión intacta… hasta que llega al paro a tramitar su prestación. Y es que tras 4 meses de tramitación, reuniones con los encargados de Empleo de Córdoba y Andalucía, de solicitar certificados inexistentes a medio mundo, te dicen que nunca has trabajado en Australia (Excuse me?). Ya uno empieza a dudar si la Gran Barrera del Coral era la orilla del Guadalquivir, si los canguros eran caballos que tuvieron una noche loca con mutantes o si los rascacielos eran las típicas casas cordobesas un poco más grandes de lo normal.
Y es en esas situaciones donde uno se da cuenta de que este país no cambia ni aunque lo soñemos. No voy a entrar aquí en el típico discurso crítico-comparativo del retornado a España con las sólitas “Es que esto en X no pasa”, “Anda que si estuviéramos en X” o “El transporte en X funciona mejor”.

Tras un año aquí, mis preguntas se reducen a unas cuestiones muy simples: ¿es normal que un país, en medio de la que está cayendo, tenga un 21% de desempleo y que los jóvenes nos tengamos que ir donde Cristo perdió la alpargata para (ya no digo tener un sueldo digno) tener un puesto de trabajo? Sin embargo, de lo único de lo que se habla en este país es de si Pepe tenía que haber sido expulsado, de si Messi está triste porque no marca goles o de si los guiñoles de Canal + Francia nos tachan de dopados y drogados… Así no vamos a ningún lado… Y es que la gente se mueve menos que las pestañas de La Gioconda… Y si te mueves, también está mal…

Si los jóvenes no se mueven, es que están apollardaos y no se preocupan de nada; y si se mueven, son unos perriflautas que fuman porros todo el día… Aquí no gana nadie, excepto el PP claro... En fin, esperemos que esto vaya mejorando poco a poco porque si no será el infierno (¿o esto ya es el infierno?)… Sea como sea, me quedan 5 meses para la nueva aventura…
Como veis, nunca es fácil sobrevivir, y mucho menos en España, donde las cosas parecen que funcionan al revés…

viernes, 28 de octubre de 2011

Redes Sociales - Nivel Experto

Con un poco de humor, todo se ve mejor… o al menos no te hace sentirte tan mal… Por eso, pensar que siempre hay alguien peor que tú ayuda…Y es que en este país hay 2 tipos de personas: las que tienen trabajo y las que no. No está muy claro qué opción es la más conveniente… De hecho, hay rumores que apuntan que estar en el paro empezará a ser un trabajo en el 2012…Que digo yo, entonces sería como un bucle, estás en el paro, cotizas y vuelves a estar en el paro todo al mismo tiempo…¿?... Una teoría que es más difícil que quitarle el balón a Oliver y Benji…

Centrémonos en lo que nos importa… Estar en el paro tiene sus inconvenientes (y es que eres considerado más inútil que un gitano sin primos) y sus ventajas; una de ellas es que tienes tiempo para conocer de primera mano las redes sociales, su funcionamiento, sus mentiras, sus trucos, sus mentiras…
Como sé que algunos de vosotros no tenéis tiempo para conocer todo lo que hay hoy en día por la web, os detallo a continuación un pequeño resumen:

1.    Facebook: considerada como la gran red social, se trata de una red que te permite hacer cosas que de otra manera ni te plantearías. Pongamos como ejemplo, estar en contacto con tu ex (jurando en público que ha sido él/ella quien te ha añadido), cotillear fotos de todo el mundo o poner comentarios filosóficos de todo tipo. Y es ésta la característica más importante de FB. Y es que FB te da la posibilidad de preguntarle al mundo qué te aconseja para desayunar, si hace o no un buen día, si estás o no feliz o qué prenda ponerte para un viernes noche. Aún estoy indagando el hecho de que haya gente que pulse Me gusta ante comentarios del tipo “Hace calor en Córdoba”…Vamos a ver chiquita, estamos en Agosto, 47 grados a la sombra y hace más calor que follando debajo de un plástico…¿¿¿eso te gusta??? Otra de las características fundamentales de FB es la posibilidad de crear granjas, no importa si eres hippie, perriflauta o el marqués de Villalpando… Las granjas son lo más, la tendencia actual de las redes sociales…Sin granja, hoy en día, no eres nadie... Desde aquí hago un llamamiento a los “granjeros virtuales”: por favor, yo soy de ciudad, no quiero granjas, me la trae al pairo que tu gallina Koky necesite ayuda con sus huevos o que tu vaca Andy no quiera dar leche, NO ME IMPORTA…Todo eso os lo dejo a vosotros, que sois más de campo que las amapolas… Como regla general, se debe cambiar la foto cada 2-3 días.

2.    Twitter: junto con FB, la otra gran red social. Se trata de una red con un entramado de abreviaturas, de siglas y códigos internos con un único destino: creerte famoso. Lo único que se busca es la fama o, en su defecto, salir del anonimato. Basta mirar a RT, hashtags, tweets, retweets, #FF, @ y demás que ni una persona en el paro como yo es, a día de hoy, capaz de entender. Al igual que FB, cuanto más breves sean los comentarios, mayor será tu destreza… El objetivo es que un simple comentario pueda llegar a alcanzar unos 1236 comentarios absurdos…

3.    Tuenti: aún desconozco el objetivo de esta red. Creo que se trata de una mera web donde hay que subir un mínimo de 132.987 fotos al día, cada cual en peor estado… Al igual que en FB, cuantos más amigos tengas, mejor te sentirás…

4.    Infojobs: no es una red social propia, pero se merece un espacio aquí ya que es la web, por excelencia,  donde la gente busca trabajo. Pero Infojobs no es fácil de usar ni mucho menos: es una web donde tienes que explicar el motivo por el cual elegiste una carrera u otra, lo que estas pensando cuando te inscribiste o lo que piensas hacer al día siguiente. Además de engañarte a ti mismo diciendo que tu nivel de inglés, francés e italiano es alto (que digo yo, si hablas 3 idiomas tan bien cómo carajo estás en el paro), tiene una curiosidad: y es que justo cuando estás a punto de completar tu perfil, ¡pum! te llaman para un trabajo que obviamente, no estaba en Infojobs. Se caracteriza también por tener las mismas ofertas de trabajo día tras día, da igual a la hora que las mires, siempre están ahí… Se dice que hay ofertas que están desde el 2003…son rumores, son rumores…

5.    Linkedin: en teoría, es una red social de profesionales cuyo objetivo no es otro que el de darse a conocer profesionalmente. ¡Mentira! Es una red (otra más) que te permite encontrar a la gente que nos podido encontrar en el FB. Que no encuentras a alguien de tu anterior trabajo en el FB, pues con la excusa de tenerlo como profesional en tu red, lo añades…Así tienes a tus jefes, a los que antes odiabas e insultabas día sí día también, vaya a ser que te puedan ayudar… Vamos a ver señores, tus jefes, actuales o antiguos, nunca, repito NUNCA te van a ayudar…Por eso se llaman jefes...si no, ¡¡se llamarían amigos, compañeros, colegas o almas caritativas joder!!
Y es que este mundo va muy rápido, yo que acabo de cogerle el truco a la Mega drive y a la Master System, sacan el Ipad2…esto es de locos… La moda es efímera…¡¡¡hay que aprovecharla!!! Por eso, atrás han quedado ya iconos de la comunicación virtual como el Messenger, ese gran perjudicado de las redes sociales… Señores encargados de crear redes sociales, por favor, búsquenle un trabajo al icono del Messenger, que está en horas bajas…Yo que sé, que salga en la pantalla de bienvenida del Skype, por ejemplo, o que se haga un FB…Y es que el icono ha pasado de verde esperanza a rojo cabreo… Ese hombre se siente usado…Sólo lo usan para ver si hay correo en el Hotmail, un par de minutillos y hala, a minimizarlo… Aunque pensándolo bien, eso es lo que nos hacen a todos, nos usan un par de minutos (5 a lo más) y hasta la próxima… Y eso no es serio señores.

¿Y qué es serio en este país? Estamos en un país donde se presta más atención a los problemas banales que a los problemas verdaderos que estamos sufriendo (aquí viene la parte filosófica que no he podido poner en el FB porque era muy larga). De este modo, es mucho más grave que el chat de la Blackberry no funcione un par de días (¡Oh, dios mío! ¿Cómo hemos podido sobrevivir a tal catástrofe?) que el hecho que estemos en el 21% de paro; vemos los manifestantes de Grecia y pensamos que tienen razón porque les están jodiendo bien, pero después vemos a los del 15-M y sólo son hippies y perriflautas que no tienen nada qué hacer; y lo más es pelear por el último modelo de Iphone como si te fuera la vida en ello…Un poquito de seriedad señores. Pero después todos nos quejamos…quizás porque, como he dicho al principio, pensar que hay alguien peor que tú, ayuda a sentirte mejor…hasta que no es así y te empiezas a plantear cosas…
Eso es todo por hoy, os dejo que hace frío en Córdoba y no sé qué ponerme, a ver si hay alguien por ahí que me aconseje… Sólo me queda pensar en una de esas noches locas que pasaba en Australia… Se adjunta foto.


miércoles, 26 de octubre de 2011

Back is back

Bueno gente,
Tras unos meses de inactividad en la web, volvemos a la carga… Y es que desde que llegué a España he estado más agobiao que el fontanero del Titanic…
Que si averigua el paro por aquí, que si peléate con los otros por allá, que si ahora no te pago porque yo lo valgo, que si fiesta popular en Villa Enriqueta de Abajo, que si la abuela fuma y no es tabaco, que si el perro ladra es porque ha encontrado algo, que si hay colillas es porque han fumado…
En fin, he conseguido reestructurar un poco el blog y he actualizado las fotillos de Australia, Fiji y Bali ya que algunos me dijisteis que era un poco caos ver tanta foto…Pues ahí lo tenéis, todo bien ordenadito y listo para que disfrutéis…
De momento no tengo mucho más tiempo para escribir pero ya os digo que no pasarán otros 6 meses sin que escriba…las aventuras y desventuras de un cordobés por el mundo merecen noticias fresquitas…
Ahora me quedaré pensando por qué en este país se le da más importancia a que el chat de la Blackberry no funcione que a la situación (de mierda, se podría añadir) que estamos (mal) viviendo…

Os dejo una foto de lo más sexy...